Antología de poetas persas
Zend Avesta, Firdusi, Chami, Jayyam, Hafiz, etcétera
Rafael Cansinos Assens
Selección, introducción y traducción de Rafael Cansinos Assens

Hoy, cuando en Irán se impone con la espada y el fuego el rígido monoteísmo koránico, este título, ANTOLOGÍA DE POETAS PERSAS, que reúne una colección de clásicos, viene a recordarnos que Persia, ese pueblo fénix, varias veces renacido de sus cenizas, ha creado una literatura que refleja fielmente los múltiples avatares y vicisitudes, las alternativas de decadencia y esplendor, de su larga historia, y mantiene siempre, en medio de todo ese cambio circunstancial de caracteres exteriores, el carácter íntimo, básico, de su psicología colectiva, de su genio racial. Ese pueblo persa, de una vitalidad extraordinaria, ha cambiado varias veces de lengua y de nombre, y hasta, aparentemente, de religión, conservando siempre vivo su sentimiento nacional, bajo todos los disfraces, y su noble carácter de pueblo ario, caballeresco y místico. También su literatura, que sucesivamente se expresa en la antigua lengua zenda —hermana del sánscrito, el armenio y los idiomas más antiguos—, en árabe, en pehlevi y, finalmente, en el persa moderno y sufre el influjo de griegos y semitas, por efectos de las conquistas de Alejandro y Omar, conserva siempre su sello distintivo, su aire noble, aristocrático, su idealismo, su heroica aspiración al triunfo de la luz, del amor y de la verdad sobre las tinieblas, del bien sobre el mal en esta dramática lucha de la existencia humana. Con estas premisas y con uno de los amplios estudios introductorios a los que nos tiene acostumbrados Rafael Cansinos Assens, nos introduce el insigne orientalista en el fascinante mundo de la poesía irania. La obra comienza con un fragmento del Zend-Avesta, que como la Ilíada de Homero y la Biblia, no es la obra de un solo escritor, sino creación colectiva, realizada por muchos autores y a lo largo de muchos siglos, una tradición antiquísima que fija Zoroastro y sus discípulos amplían, y de la que arranca toda la literatura persa. Del siglo VII al VIII, se opera un eclipse total de todo lo persa, que se encubre con el disfraz árabe, y queda sofocado por él, hasta el punto de que el genio vernáculo no produce ninguna obra que, en ese terreno mimético, descuelle y logre supervivencia. Ya en el s. X selecciona Cansinos a Rudegui, natural de Samarcanda; del s. XI a cantores de vena lírica, hímnica o amatoria como Farruji o Katranu-eh-Chebel; del s. XII a Enveri y Jakani de Gancha, en colecciones de versos clasificadas en poesía religiosa, mística, ditirámbica y épica, descollando en esta última Firdusi (el Paradisíaco, s. X), para luego repasar a todos sus epígonos, deteniéndose en algunos sobre los que reclama especial atención el sevillano, como Nizami (s. XII) o Chamí (s. XV). Del sufismo, fenómeno para Cansinos que se da siempre en todas las épocas de decadencia, cuando el hombre grande, incapacitado por las circunstancias para actuar como héroe, aspira a ser santo o se contenta con ser un mero gozador de la vida, en el plano de un sensual hedonismo, nos trae a un místico puro, Sadi (s. XII), al escéptico Omar Jayyam (s. XII) y al alegre Hafiz (s. XIV). El juicio crítico de Cansinos es tajante: Después de Chami, ya no hay en Persia poetas verdaderos (con alguna excepción), aunque todo el mundo es poeta. Surge esa poesía de circunstancias, que fue la plaga del siglo XVIII español, una epidemia psíquica que, entre nosotros, se prolonga hasta el siglo XIX, en que surgen los románticos, que ya tienen algo nuevo y grande que decir, y que en Persia sigue haciendo estragos hasta mediados del s. XX. A lo largo de todas estas alternativas, de esos avatares o reencarnaciones, encuentra Cansinos que el pueblo iranio cambia de apariencia, de cuerpo, pero no de alma. Es siempre la suya, ya se exprese en zenda, en pehlevi, en persa mezclado de árabe o en persa moderno, la misma alma noble, apasionada, mística, enamorada de la luz y la belleza, adoradora de la esencia inmortal y divina simbolizada en el fuego que encendió Zoroastro. En realidad, ese fuego simbólico de la luz increada, que llegó a ser como el fuego del hogar nacional persa, no se apagó nunca del todo en el Irán, ni aun bajo la dominación del fanatismo árabe, que pretendió extinguirla con su soplo. Siempre tuvo celadores y guardianes que velaron por él y lo mantuvieron vivo y llameante, aunque hubieran de ocultarlo bajo el celemín. La conversión forzosa de los persas al islamismo fue solo una fachada, tras la cual siguieron practicándose los antiguos cultos vernáculos que mantenían vivo el sentimiento nacional.

eBook para kindle

comprar edición de papel: entrega en España (Península) en 48 horas
Reseñas de Prensa: 

[...]
Dos han sido, sobre todo, las traducciones de Cansinos que destacaron, las Obras Completas de Dostoyevski y Las mil y una noches, ambas editadas por Aguilar. Pero no hay que olvidar que Cansinos tradujo numerosas obras de otras lenguas, sobre todo del italiano y del inglés. La editora del archivo y de la fundación que lleva su nombre, nos entrega ahora esta Antología de poetas persas que nos conduce hacia ese Oriente Medio por el que nuestro autor sintió tan gran atracción. Ya inmersos en este Oriente, no debemos olvidar que Cansinos fue también el traductor de El Corán, igualmente editado por Aguilar.

Para Aguilar estaba destinada esta antología que hoy comentamos, pero el autor murió sin verla publicada. Seguramente como homenaje inmediato a su persona, un año después de su muerte, en 1965, la Editora Nacional adelantó en su prestigiosa colección de poesía los Gaceles de Hafiz, sin duda -junto a Rumi, Omar Jayyam y Din Attar- el poeta persa más notable y más ampliamente representado en esta antología. Poetas, además, que fueron grandes representantes del misticismo sufí, uno de los más notables eslabones poéticos no sólo de la poesía oriental sino universal.

Hay, sin embargo, muchos otros registros en la poesía persa, que responde siempre a ese cruce de caminos y de culturas, que ha sido Persia. Se abre la antología con el “Canto al Sol”, del Zend-Avesta, obra colectiva de antiquísimo origen en la que se fija la doctrina zoroástrica y fuente primera de toda la literatura posterior. El carácter religioso de este texto le confiere al Zend-Avesta el calificativo de libro emblemático de Persia, como lo fueran La Biblia y El Corán para culturas adyacentes, o los poemas homéricos para los griegos.

La mayor parte de la antología recoge una veintena de poetas que van de los siglos X al XV -sin duda la etapa de esplendor de esta poesía-, y se halla agrupada temática-mente en varias secciones: poesía lírico-amatoria, ditirámbica y epigramática, épica y mística. La antología se cierra con una muestra de la poesía popular anónima y, en concreto con los “tazíes” o “misterios” de la muerte del profeta.

Esta antología de Cansinos es muy selectiva, muestra el placer con el que el escritor sevillano la compuso, al tiempo que nos ofrece ejemplos muy significativos de un tipo de poesía que no cabe confundir con ninguna obra. La riqueza e intensidad de su lenguaje, esa fusión ideal de belleza, hedonismo, religiosidad y erotismo, hacen de ella un paradigma. Tendríamos que pensar en las estrofas del Cántico sanjuanista o en los poemas del coreano Manhae para encontrar una parecida muestra de imágenes y de color, de sabiduría sensual, de belleza y verdad. Una estrofa de Jayyan revela el afán último de estos poetas: “Oh, ven, llena la copa, y ese traje invernal / de contrición al vivo fuego primaveral / arroja, que del tiempo el pájaro no aguarda / y ya sus alas abre para el fuego fatal.”

Colinas, Antonio: "Antología de poetas persas", Madrid, El Cultural de El Mundo, 17-01-2008. Reproducido completo en http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/22197/Antologia_de_poetas_...

Antología de poetas persas de Rafael Cansinos Assens
Precio 21,50 €